Cinco cosas a considerar antes de comprar un auto

La compra de un vehículo, en Estados Unidos, ofrece muchas opciones que pueden ayudar hasta a los bolsillos más ajustados. Sin embargo, no se debe incurrir en el compromiso de mantener un vehículo sin contemplar todo los gastos que conlleva y que impacta a las finanzas personales. Hay algunas consideraciones que se deben pensar antes de tomar la decisión final de comprar uno.

volkswagen-1822996_1280.jpg

Funcionalidad a largo plazo

Puede que el vehículo de tus sueños sea un convertible pero, ¿realmente es funcional por muchos años? Piensa si quieres tener hijos y necesitas más espacio o incluso en el clima. Quizás un convertible tiene más sentido en California o Florida con días soleados pero no en otros Estados donde hace más frío durante gran cantidad del año e igualmente no podrías darle el uso a la razón por la que compras un convertible.

Comprar un vehículo de segunda mano

Por suerte, existen muchos car dealerships en Estados Unidos y es posible acceder a vehículos de segunda mano en excelente condiciones. Claro que hay que revisar el estado del auto antes de comprarlo para que las reparaciones que requiera no termine costando igual que un vehículo nuevo.

Transporte público funciona bien en la ciudad

¿Es la compra de un vehículo un capricho? Si bien puede resultar práctico para moverte con libertad por la ciudad, hay lugares donde es más fácil y menos costoso moverse utilizando el transporte público. Debes poner en la balanza el gasto mensual del transporte público contra el de un vehículo, incluyendo el tiempo que te toma usar uno y el otro.

Abono inicial: cuánto más alto, mejor

Aunque haya ofertas tentadoras que soliciten abonos bajos para comprar un vehículo más lujoso, debes considerar qué significa esto en términos de intereses y la cuota mensual que debes pagarle al préstamo. Es mejor pagar un abono más elevado para reducir el costo mensual que debes pagar al banco y que no se extienda por tanto tiempo esa deuda.

Los gastos que implica tener un automóvil

La compra inicial puede resultar en una compra exitosa en cuanto a lo barato que puede resultar un vehículo, incluso de marcas más caras. Sin embargo, debes pensar en el costo posterior: el mantenimiento que se debe realizar, el precio de los repuestos (dependiendo de la marca, estos pueden ser carísimos), la gasolina y el seguro. Estos son todos gastos que, en algunos casos, debes hacer mensualmente. Esto significa que, a partir del momento en que compres un vehículo, tendrás menos dinero para ahorrar o para invertir en otras cosas.

Muchas veces nos engañamos creyendo que necesitamos si o sí un vehículo o la sociedad nos ha hecho creer eso, a través de las publicidades, la comparación entre amigos y los mismos vendedores de vehículos. No obstante, ahogarse en la deuda de un auto se justifica solamente si es necesario por temas laborales, de tiempo y resulta práctico para ti y las demás personas de la familia. Siempre debes poner en primer lugar las finanzas personales en el contexto de tu realidad económica, tus prioridades y tus necesidades.

Únase a nuestra lista de espera y obtenga acceso gratuito a nuestros nuevos productos

Al hacer clic en el botón de "Suscribirse" encima, ud. acepta nuestro Política de Privacidad y Términos de Servicio y Uso.