Porqué debes tener metas financieras

¿Has soñado con comprarte un vehículo? ¿O quizás consideras comprar una casa? Tal vez también quieras reemplazar tu refrigerador por uno más moderno. Sin embargo, eres consciente que lograr adquirir bienes y productos cuyo precio es un poco más elevado que lo que puedes permitirte, no es algo sencillo de hacer. Mas no imposible. Para ello, debes establecer metas financieras que ayudan a crear una suerte de hoja de ruta para cumplir con esos objetivos.

¿Qué son las metas financieras?

Se refieren a todos aquellos objetivos ligados a una inversión de dinero que no puede ser hecha de forma inmediata. Aquí juega un rol fundamental la planificación y el ahorro dentro del presupuesto mensual, para alcanzar a cumplir en un determinado plazo que se establece dependiendo de la situación financiera de cada uno.

Las metas financieras sirven para organizar mejor las finanzas personales, la forma en que se ahorra y se invierte el dinero, más allá de los gastos mensuales inevitables. Y claro, para cumplir los objetivos que quieras alcanzar para tu bienestar.

coins-1523383_1280.jpg

Objetivos a corto y largo plazo

Puedes considerar el tiempo como la variable que determinará el ahorro mensual que debes hacer para alcanzar el objetivo. Por supuesto no es lo mismo comprar una casa o pagar una deuda que comprar un nuevo refrigerador pero todo depende de la cantidad de dinero que podamos ahorrar mensualmente.

Algunas metas financieras pueden cumplirse dentro de un año pero también se pueden establecer otras que deben extenderse por más tiempo, lo que serían las metas a largo plazo. Un ejemplo de esto sería el pago de un préstamo que hayamos solicitado al banco y que buscamos pagar antes de tiempo para no tener más deudas.

Seguimiento mensual

Lo ideal es establecer las metas al inicio del año, pero esto no significa que puedan sufrir algunos cambios que dependan de situaciones externas. Lo importante es que estén claras en el presupuesto mensual y hacer un seguimiento del avance que se está realizando.

Cada vez que hagas la revisión mensual de tus movimientos financieros, debes colocar el avance que has hecho en cuanto al dinero apartado para ese objetivo puntual. Para ello, es lógico que debas ajustarte y reducir otros gastos. Claro que de eso se tratan las metas financieras, de apuntar a lograr algo que cuesta dinero en un determinado tiempo pero que puede requerir cierto sacrificio de tu parte, como ahorrar en transporte.

Al establecerte estos objetivos, no sólo mejorarás y aprenderás a tener mayor control de tus finanzas. Serás más eficiente en la planificación a futuro y verás cómo realizarás movimientos más inteligentes de dinero que pueden llevarte a alcanzar el futuro bienestar que buscas.

Únase a nuestra lista de espera y obtenga acceso gratuito a nuestros nuevos productos

Al hacer clic en el botón de "Suscribirse" encima, ud. acepta nuestro Política de Privacidad y Términos de Servicio y Uso.