Presupuestar para darse gustos

Cuando se trata de finanzas personales, pareciera que todas las recomendaciones giran alrededor del ahorro y el gasto mínimo. En realidad, el énfasis está puesto en planificar la forma en que se utiliza el dinero que tenemos en el banco pero administrar las finanzas no significa que no debas darte algunos gustos. De hecho, debes reservar dinero para usarlo en aquello que te brinda satisfacción.

En el momento de realizar el presupuesto mensual, junto con los gastos fijos y aquellos que varían como el supermercado o la carga de combustible para el automóvil, debes añadir una categoría únicamente para aquello que te genera algún tipo de felicidad. Por ejemplo, si cada mes te gusta ir al cine, puedes reservar dinero para esta actividad. Para ello, establece un máximo de dinero a gastar y que no debes sobrepasar para que la metodología funcione correctamente.

blur-1852926_1280.jpg

En lugar de sentirte culpable por gastar dinero, sabrás que dentro de tu planificación mensual negociaste la cantidad suficiente (y dentro de tus capacidades económicas) para darte algunos gustos. Es importante que puedas percibir que el ingreso que consigues esforzándote en el trabajo, no sólo sea para sobrevivir sino también para disfrutarlo.

Se trata de poner en perspectiva lo que haces con tu dinero y quizás quisieras hacer más cosas pero si tienes deudas y estás ahorrando para tener un fondo de emergencia, es lógico que no tengas tanto dinero disponible para poder permitirte aquello que disfrutas. Sin embargo, debes buscar la forma de hacerlo, aunque la salida al cine sea una vez por mes. No necesitas separar 100 dólares, quizás con 10 dólares puedas hacer algo que te genere satisfacción.

El hecho de administrar de forma eficiente la economía del hogar, no debe sentirse como un sacrificio que realizas cada mes porque eventualmente hará que gastes más dinero del que debieras al sentir frustración ante la imposibilidad de usar el dinero más allá de las obligaciones. Si se planifica, es probable que mes a mes puedas comprar alguna cosa que deseas.

Quizás, al incluirlo en el presupuesto, detectarás que en otras áreas estás gastando dinero innecesario que podrías utilizar para darte estos gustos. Mientras que sea incluido con tiempo y haya un límite establecido, no deberías verte perjudicado sino que sentirás satisfacción al cumplir con todos los gastos del mes y además permitirte acceder a aquellas cosas que disfrutas y que, en realidad, hacen a tu calidad de vida.

No se trata de manejar las finanzas personales sólo para cumplir con las obligaciones y adquirir aquello que necesitamos para sobrevivir. Es vital que, con consciencia, puedas disfrutar del esfuerzo que realizas trabajando y aportar a tu bienestar con aquellos elementos o actividades que te dan felicidad.

Únase a nuestra lista de espera y obtenga acceso gratuito a nuestros nuevos productos

Al hacer clic en el botón de "Suscribirse" encima, ud. acepta nuestro Política de Privacidad y Términos de Servicio y Uso.